Concursos con premio en Italia

¿Deseas organizar un concurso o una promoción con premio en Italia y no sabes cómo?

En Italia, las promociones con premio están reguladas y la normativa prevé en detalle los trámites burocráticos que hay que seguir, además de las obligaciones fiscales que deben cumplirse. Asimismo, existen severas sanciones en caso de no respetarse los requisitos estipulados o de realizarse promociones prohibidas.

En Italia, tanto los concursos de azar como los de habilidad reciben el mismo tratamiento. La normativa regula tanto los concursos como las promociones con premio, estableciendo los trámites necesarios para el desarrollo de ambas modalidades.

No está permitido extender al territorio italiano concursos convocados por empresas extranjeras, aunque sea en varios países a la vez. En caso de que una empresa desee organizar un concurso internacional que incluya Italia, siempre deberá celebrar otro concurso paralelo e independiente, solo para Italia y con premios exclusivos para los participantes italianos. Para organizar un concurso en Italia, la promotora debe contar con un domicilio fiscal en el país.

A efectos de no incurrir en conflictos con el Ministerio, acompañados de las correspondientes sanciones, resulta oportuno confiar en un delegado competente, que pueda efectuar de un modo seguro el seguimiento de la promoción.

Si deseas organizar un concurso o una promoción con premio, exclusivos para el mercado italiano, Promosfera es el socio ideal que te podrá apoyar ante cualquier necesidad, directamente en español

Promosfera ofrece un servicio llave en mano que incluye:

  • expedientes legales;
  • trámites administrativos;
  • domiciliación de la documentación;
  • asesoría sobre aspectos fiscales;
  • asesoría sobre protección de datos;
  • servicios de traslado (mirroring) para software;
  • representación fiscal para las empresas sin sede estable en Italia;
  • control de conformidad de la publicidad con la promesa pública;
  • gestión de los ganadores y eventual entrega de los premios;
  • contacto directo con las personas de contacto, legales y comerciales, en su propio idioma;
  • coordinación de todas las etapas.
  • En Italia, las sanciones pueden ser muy elevadas: ¡en caso de incurrir en operaciones prohibidas, van de 50.000 a 500.000 euros!